Noticia: Blanco insiste en consolidar el apoyo al sector primario para impulsar su modernización y garantizar la renta de sus profesionales

La Consejería de Desarrollo Rural mejorará las instalaciones del vertedero de Meruelo, continuará con el Plan de Gestión del Lobo e incrementará las partidas destinadas a infraestructuras agrarias

Santander – 16.11.2021

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha asegurado hoy que los presupuestos de su departamento para 2022, con un importe total de 153.730.100 euros, un 7,11% más que este año, consolidarán el apoyo del Gobierno de Cantabria al sector primario para impulsar su modernización, garantizar el nivel de renta de sus profesionales y colocar a la agricultura, la ganadería, la pesca y la industria ligera de transformación en el centro de la economía regional, “el lugar del que nunca tenían que haberlo apartado”.

Blanco ha presentado ante la Comisión de Economía y Hacienda del Parlamento de Cantabria las líneas principales de los presupuestos de su Consejería para 2022 y ha defendido los crecimientos constantes que han experimentado durante la presente legislatura para lograr máximas sinergias con los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia; favorecer la transición hacia una economía circular; luchar de forma eficaz contra el cambio climático; conseguir un sistema alimentario “justo, saludable y respetuoso con el medio ambiente”, y fomentar un sector primario “inteligente, resiliente y diversificado” que fije a la población en el medio rural y luche contra el despoblamiento.

Tras unos años con presupuestos “descendentes” debido a los recortes sufridos en la legislatura 2011-2015, el consejero ha asegurado que estas nuevas cuentas ponen de manifiesto que “vamos trabajando para revertir esa situación” hasta el punto de que en los dos últimos años “hemos crecido en casi 20 millones de euros, a pesar de todo lo que hemos pasado”.

Prueba del empeño del Gobierno de Cantabria por apoyar al sector primario es que el presupuesto de la Consejería destinará el año que viene 106.000.0000 euros en inversiones y ayudas directas a sus actividades y profesionales. “Este consejero se está dejando la piel por defender al sector primario porque es su obligación, claro está, pero también por puro convencimiento. Creo firmemente en lo que significa el sector primario para Cantabria y en lo que necesitamos al sector. Creo firmemente en su importante porque es esencial”, ha enfatizado Blanco. 

Ha invitado a la reflexión de los diputados presentes en la comisión parlamentaria acerca del papel que deben ocupar la agricultura, la alimentación y el mundo rural en el nuevo marco económico y social como “materias de primer orden” que, en su opinión, están directamente vinculadas con el desarrollo del medio rural y la lucha contra su despoblamiento y cuentan con un “gran” peso en la economía regional.

También ha considerado que es un motor “fundamental” para el desarrollo del sector primario por su contribución al aumento del valor añadido de la producción, a la fijación y creación de empleo rural y a la mejora de los niveles de renta de los trabajadores del sector primario.

Entre las prioridades para este nuevo ejercicio, Blanco ha destacado el fomento del sector acuícola y pesqueros; el refuerzo de la industria transformadora de los productos agroalimentarios y pesqueros, y el impulso a la promoción de productos agroalimentarios.

También el fortalecimiento de los programas de inversión en infraestructuras agrarias y en mejoras ganaderas; la sostenibilidad del sector; el relevo generacional; la actualización de la Estrategia de Cambio Climático y la nueva Estrategia de Economía Circular y Bioeconomía; la integración de las políticas de biodiversidad y medio ambiente; el Plan de Prevención y Lucha contra los Incendios Forestales; las actuaciones en los espacios naturales protegidos; la lucha contra las especies invasoras; el Plan de Gestión del Lobo, y la promoción de la sensibilización y la educación ambiental.

Para ello, la Consejería gestionará más de 218 millones de euros para atender las necesidades de los sectores que son de su competencia, entre fondos propios y ayudas del Estado y de la Unión Europa, incluidos los más de 7 millones procedentes del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la Unión Europea.

Actuaciones por direcciones generales

Entre las principales actuaciones que se van a desarrollar el próximo ejercicio en la Dirección General de Biodiversidad, Medio Ambiente y Cambio Climático, que gestionará un total de 89.098.369 euros, el 57,96% del presupuesto de la Consejería, destaca el millón de euros que destina para la realización de obras de mejora en el complejo ambiental de residuos de Meruelo; los más de 1,1 millones de euros para proyectos de infraestructuras ambientales y restauración de áreas degradadas en Limpias, Hermandad de Campoo de Suso, Ribamontán al Mar y Campoo de Yuso, y los casi 4 millones que se destinarán a inversiones y subvenciones en materia forestal, de los cuales 2.470.000 euros serán de manera específica para la prevención y extinción de incendios.

El Plan de Gestión del Lobo, con un impacto presupuestario de 1.750.0000 euros; la corrección de tendidos eléctricos; el control de especies invasoras, y la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria, con más de 6,6 millones de euros, son otras actuaciones previstas destacadas.

En materia de desarrollo rural, la Consejería contará con 21.758.755 euros, el 14,15% del montante total para mantener la misma intensidad de ayudas que este año e incrementar de manera significativa las cuantías destinadas a inversiones para el desarrollo rural.

De igual manera, se incrementarán las ayudas para la mejora de caminos, el apoyo a la concentración parcelaria, las instalaciones energéticas y medidas de ahorro y eficiencia energética, la modernización de las explotaciones con planes de mejora y la primera instalación de jóvenes, el desarrollo local participativo de los Grupos de Acción Local (GAL), la promoción de la innovación y la formación en el sector agrario.

Además, se mantiene la misma intensidad de ayudas para agricultores y ganaderos durante todo el periodo de desarrollo del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Cantabria, así como las partidas vinculadas a la financiación de medidas asociadas a los fondos FEADER y FEAGA de la Unión Europea, tales como el pago básico y las primas ganaderas al vacuno de carne y al vacuno lechero.

La Dirección General de Ganadería contará con un presupuesto de 15.533.020 euros, el 10,1% del total del presupuesto, y se destinará 2.130.000 euros al apoyo a los productores del sector vacuno, ovino y caprino de leche de la región mediante el mantenimiento de ayudas como la de la recogida de leche en explotaciones ganaderas ubicadas en zonas despobladas o las del control del rendimiento lechero y del análisis de calidad de leche cruda, y el refuerzo de otras, tales como la de producción de ganado vacuno ligada a tierra, que se ampliará al ganado ovino y caprino de producción láctea.

En el caso del vacuno de carne, se refuerza la ayuda destinada a estimular el cebo de terneros machos de vacuno autóctono; las de apicultura; para las asociaciones protectoras de animales y centros de recogida; las ayudas para los titulares que realicen las campañas de saneamiento ganadero con veterinario de explotación, y las destinadas a actuaciones sanitarias de prevención y control de enfermedades a través de las agrupaciones de defensa sanitaria ganadera.

Por último, la Dirección General de Pesca y Alimentación gestionará 15.992.388 euros, el 10,4% del presupuesto de la Consejería, de los cuales 4 millones se destinarán a ayudas para realizar inversiones en la industria de transformación y comercialización de los productos agrícolas de Cantabria, y se dedicarán partidas específicas para mejorar el mataderos de Torrelavega; la recogida de leche de Liébana, fundamental para el mantenimiento de las Denominaciones de Origen de los Quesucos de Liébana y el queso picón Bejes-Treviso, y para la dotación de maquinaria para la Casa de la Miel de Campoo de Yuso.

Además, se mantendrán las líneas de ayudas destinadas a la realización de inversiones en las industrias de transformación de productos pesqueros; la modernización de buques; apoyo a los jóvenes en la compra del primer barco; inversiones en cofradías y puertos pesqueros; políticas de desarrollo local participativo, a través de los Grupos de Acción Local del sector pesquero; el apoyo a organizaciones de productores de pesca y cooperativas y asociaciones del sector pesquero, y la formación del sector en la Escuela Náutica-Pesquera de Santander.

Todo ello se completa con la realización en 2022 de la Estrategia Cántabra de Educación Ambiental, por parte del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA); un plan de controles específicos para cada uno de los alimentos cántabros de calidad reconocidos por Europa, por parte de la Oficina de Calidad Alimentaria de Cantabria (ODECA), y el inicio de las obras de mejora del sistema de saneamiento de la Bahía de Santander, por más de 5,3 millones de euros, y la implantación del quinto contenedor, por parte de la empresa pública MARE.

 

Anexos:

18103246